Vittoria Aino

Tlazolyolotl
Terapeuta holística

Vittoria Aino

Soy una terapeuta holística especializada en técnicas de sanación energética, y una científica social.

Durante los últimos veinte años he recorrido dos caminos paralelos: la práctica terapéutica y el estudio académico de las medicinas y la espiritualidad de los pueblos indígenas de América.

Mi primera iniciación terapéutica fue en 1995, como practicante de pranoterapia  y mi maestra, Paola Rizzardi, me enseñó el arte de curar con las manos y el corazón.

Al mismo tiempo, realicé mi formación universitaria en "La Sapienza" de Roma, bajo la guía del maestro Gerardo Bamonte, especialista en el estudio de las religiones de los pueblos indígenas de América y en la defensa internacional de sus derechos. Tuve la fortuna de colaborar con él y acompañarlo, como investigadora, a las Naciones Unidas y a Latinoamérica. Fue gracias a él que conocí México y mi vida cambió para siempre.

Fue suficiente una sola estancia para que eligiera a México como mi segundo hogar y decidiera realizar mis estudios de doctorado aquí. Así, bajo la preciosa dirección de maestros extraordinarios como Félix Báez-Jorge, Tullio Seppilli, Romolo Santoni y Eckart Boege, realicé mis investigaciones en el sur del Estado de Veracruz. 

Cuando por primera vez me adentré en los frondosos bosques veracruzanos a recolectar plantas medicinales con los sanadores y terapeutas del pueblo Nuntajiypaap, no tenía idea que también estaba iniciando otro tipo de formación.

Durante más de quince años, con enorme generosidad, hombres y mujeres medicina, sabios y ancianos Nuntajiypaap,  me iniciaron en sus artes y sus rituales de sanación y compartieron conmigo sus conocimientos ancestrales.

Doña María Dolores, Doña Hermenegilda, Doña Teófila, Don Bartolo, Don Sinforiano, Doña Cristina, Doña Cirila, Don Miguel, Don Leopoldo, Don Asiano, Don Apolinar, y en especial Doña Teresa y Don Ángel, me abrieron los ojos y el corazón a la comprensión de una forma diferente de concebir la salud y la enfermedad, la vida, la muerte, el ser humano.

Desde el punto de vista académico, los frutos de estos años también han sido muchos. Colaboré como investigadora en el Programa Nacional de Etnografía de las Regiones Indígenas de México, del Instituto Nacional de Antropología e Historia, y he compartido los resultados de mis investigaciones en congresos nacionales e internacionales, artículos y ensayos científicos. También tuve el privilegio de trabajar como docente en la Facultad de Antropología Histórica, de la Universidad Veracruzana y, después de más de una década, finalmente culminé mi formación académica y obtuve mi grado de doctorado.  

Al mismo tiempo, nunca he abandonado el camino de la formación terapéutica. Obtuve el título de Maestra de Reiki, del estilo Usui/Tibetano y, después de siete años de estudio y práctica terapéutica, concluí la Formación como Terapeuta-Sanadora del Sistema TEOS, con la maestra Marián De Llaca y Maldonado.  

El amor por las plantas y las flores, como herramientas de sanación, me llevó a experimentar de primera mano las extraordinarias virtudes de las Esencias Florales desarrolladas por el Doctor Edward Bach, y luego a iniciar un apasionante recorrido de estudio que ahora me permite practicar el arte de la Terapia Floral. He aprendido a conocer el Sistema Bach gracias al maestro Eduardo Grecco de la Escuela de Terapeutas Eduardo H. Grecco, a la maestra Jessy Bejar del Centro Mediterráneo y a la maestra Alma Leticia García del Programa de Educación Internacional del Centro Bach.

El estudio de las Esencias Florales de América, con el maestro Raúl Pérez y la maestra Rosana Zinni de la Red Floral, me ha brindado un conocimiento más profundo del alma humana y herramientas extraordinarias para hacer más luminoso el viaje de la existencia.

 

El Maestro Pedro López Clemente me introdujo a la Bioenergética Floral y me enseñó el uso de las Esencias Florales del Mediterráneo, las Esencias Áureas y los Filtros Resonadores Bioenergéticos. De él también aprendí la milenaria técnica terapéutica del Péndulo Hebreo.

Después de haberlo buscado y deseado durante más de veinte años, gracias a la maestra Lili Bosnic finalmente me formé como terapeuta en Terapia de Vidas Pasadas, según el método del maestro José Luis Cabouli que permite no sólo revivir existencias pasadas, sino también recuperar las experiencias de la vida intrauterina y del nacimiento.

Una sincronía perfecta me llevó a conocer a la maestra Laura Medina y a aprender el arte ancestral de leer el Tzolkin, el Calendario Sagrado Maya, una herramienta increíblemente precisa para saber lo que venimos a aprender y dar, nuestros retos evolutivos, nuestra misión y nuestro propósito aquí y ahora en esta Tierra.

La sinergia de las herramientas adquiridas, las enseñanzas de todos mis maestros, y de otros Maestros menos tangibles, han dado como resultado el sistema terapéutico de las Tramas de Luz, una tecnología ancestral y sumamente actual que resume lo que he aprendido y sigo aprendiendo en mi intenso camino de iniciación a la Vida.

 

Todo esto, todo lo que he aprendido y que soy, lo pongo a tu servicio, para contribuir a tu Máximo Bien, consciente de que tu Máximo Bien es también mi Máximo Bien porque, como enseñan los mayas, Yo soy Tú. y Tú eres Yo, Todos somos Uno. ​

EN LA 'AK A LA' AKESCH